Manic Miner: Historia de una leyenda y su creador

Matt Smith, su inventor

Matt Smith inventó Manic Miner para ZX Spectrum … luego desapareció

En todos los retornos de los años 80, la reaparición del ZX Spectrum es el más esperado. Al menos, es entre los geeks de mediana edad que tienen una sensación de calidez al solo pensar en sus teclas táctiles de goma y sus sprites borrosos.

Lanzada por Sir Clive Sinclair en 1982, la consola de juegos en casa vendió un millón, inspiró a una generación para programar y pulsó la tecla de inicio en la industria de juegos británica.

Aquellos que tenían un ZX Spectrum original sabrán que el juego definitorio el speccy fue Manic Miner. Lanzado en 1983,es un juego de plataformas diabólicamente difícil que presentaba a un minero llamado Willy, quien fue asaltado por enemigos como váteres mordedores. En ese momento, esto era algo innovador.

Manic Miner todavía tiene fanáticos en todo el mundo. Sin embargo, pocas personas saben que Manic Miner fue la creación de un chico de 17 años de New Brighton en Merseyside, llamado Matt Smith, quien desde entonces se ha convertido en un enigma.


A principios de los 80, Liverpool estaba en el epicentro de la incipiente escena del software de entretenimiento. Programadores como Smith fueron tratados como estrellas de rock y, como muchas estrellas de rock, sus cheques de realeza rápidamente desaparecieron en el aire.

Después de su éxito inicial, la productividad de Smith se redujo a un arrastre; mientras que Manic Miner había tardado ocho semanas en desarrollarse, su secuela, Jet Set Willy, tardó ocho meses. El juego final en la trilogía propuesta nunca apareció en absoluto. A menudo se piensa que su título de trabajo, el minero Willy Meets the Taxman, insinúa algunos de los otros problemas con los que estaba lidiando.

Cansado de toda la presión, Smith desapareció del radar. En las primeras noticias, apareció un sitio web titulado ¿Dónde está Matt Smith? mientras los fanáticos ansiosos intentaban localizar al JD Salinger de la programación. Los fanáticos finalmente lo rastrearon hasta una comuna en Holanda, donde estaba trabajando en una fábrica. Dos décadas después, la leyenda perdida de los juegos ha regresado, viviendo con su madre en Wallasey.

El propietario de Elite, Steve Wilcox lamenta un talento desaprovechado. “Él es realmente único. Tan inteligente, pero tan desordenado. Él podría ser una estrella significativa si quisiera. Me encantaría verlo hacer más, pero no tengo confianza de que alguna vez veamos otro juego, por desgracia”.

La reputación de Manic Miner, mientras tanto, nunca ha dejado de crecer. Su economía de memoria (el Speccy contaba con una mera memoria de 48K) lo ha puesto en el programa de estudios de los cursos de computación a nivel de grado.

Smith ha conducido desde entonces un puñado de entrevistas. En uno que aún se puede ver en YouTube, concluye: “Hace cinco años era un desastre. Hace diez años, era historia … Ahora soy una leyenda “.

A continuación incluimos dos entrevistas, la última más reciente :

Quién sabe, tal vez Smith se reencuentre con una nueva generación de fanáticos.

Manic Miner: el juego

Lo más destacable del juego es que contiene muchas fases (20 en total), algo inédito para la época.

La sorpresa empieza desde la misma pantalla de carga. Se trata de una pantalla de carga ‘móvil’ en la que se alternan las palabras Manic y Miner. Un truco muy ingenioso que hace uso de cierta capacidad del Spectrum de alternar atributos de color llamada Flashing.

En el menú principal, se incluye la sintonía del ‘El Danubio Azul‘ de Strauss. La melodía es interpretada por un piano virtual que va pulsando las teclas.

Las 20 pantallas de Manic Miner son las siguientes:

1: Central Cavern
2: The Cold Room
3: The Menagerie
4: Abandoned Uranium Workings
5: Eugene’s Lair
6: Processing Plant
7: The Vat
8: Miner Willy meets the Kong Beast
9: Wacky Amoebatrons
10:The Endorian Forest
11:Attack of the Mutant Telephones
12:Return of the Alien Kong Beast
13:Ore Refinery
14:Skylab Landing Bay
15:The Bank
16:The Sixteenth Cavern
17:The Warehouse
18:Amoebatrons’ Revenge
19:Solar Power Generator
20:The Final Barrier

Los que jugaron a la versión de Load’n’Run (Minero Loco), recordarán la graciosa traducción de las fases. Lamentablemente no hemos conseguido recopilar los títulos (aunque recordamos por ejemplo la del Cubil de Eugenio)

Lo más significativo de este juego es el sentido del humor que tiene, desde el diseño de los enemigos (Retretes, teléfonos mutantes), hasta la pantalla de Game Over en la que un gigantesco pie aplasta al personaje (muy a lo Monty Python), pasando por un enemigo que parodia a un compañero de trabajo (El tal Eugene debía de tener el cuarto de baño como cuartel general). Gráficamente no es de los mejores juegos, pero destaca en otros aspectos.

El sonido merece también una mención especial, no por su espectacularidad o variedad, sino por lograr el mérito de reproducir una melodía mientras jugamos. Fue un gran mérito técnico para la época y por la plataforma utilizada.

Cada una de las fases o cavernas está poblada de varios enemigos que deberemos sortear. Dichos enemigos siguen trayectorias fijas, por lo que para pasar cada fase deberemos estudiar previamente sus movimientos y localizar la ruta a seguir, eso sí, sin relajarnos en exceso ya que tenemos un contador de tiempo en forma de barra de oxígeno, que una vez consumida nos hará perder una vida (disponemos de 3). Otras formas de perder vidas son el simple contacto con los enemigos u otros elementos estáticos letales (una especie de arbustos) o caer desde una altura excesiva.

Al terminar cada fase se nos premiará en forma de puntos en función de lo que nos quede de oxígeno. Se nos premiará con una vida extra cada 10000 puntos, por lo que resulta bastante importante hacer acopio de ellos. En la versión de Load’n’Run se nos da la posibilidad de escoger vidas infinitas, algo que posibilita llegar al final del juego conservando la cordura.

Manic Miner introdujo algunos elementos que se siguieron usando en otros títulos del género, tales como las cintas transportadoras, suelos móviles, o arenas movedizas.

Se trata de uno de esos clásicos que crearon escuela.

Su secuela, Jet Set Willy, cosechó un considerable éxito (llegó a ser número uno en Inglaterra durante varios meses).

Fuentes:

The Guardian

Pixfans

Eurogamer

2019-01-25T23:49:49+00:0025 enero, 2019|Historia|